miércoles, 9 de abril de 2014

La estafa de Home English.

Si estás pensando en estudiar idiomas a través de esta empresa, o cualquier otra cosa a través de CEAC (que son la misma), tal vez te interese informarte un poco antes de hacerlo. 

Vi en internet muchos escritos de gente contando su desastrosa experiencia (por desgracia, un poco tarde), pero todos eran casos de contrataciones a través de un comercial en la puerta de su casa. Por lo visto te hacen firmar un contrato prometiendo unas cosas que luego no se cumplían y te obligaban a pagar más tiempo del pactado. Muchos fueron a juicio y perdieron. En mi caso, la experiencia no ha sido similar pero el camino está marcado por los mismos baldosines.


Hace meses, mi chico y yo decidimos empezar a estudiar francés, pues viendo la situación económica de este país, la precariedad de los empleos y el futuro negro que se nos abalanzaba teníamos más oportunidades de escaparnos al país vecino si hiciera falta una vez dominado el idioma. 


Después de informarnos en varias academias, y puesto que nuestra disponibilidad para asistir a clases era dificultosa, tomamos la decisión de estudiar de modo online. Y, cómo no, Home English es un nombre muy sonado que hasta sale en la televisión. ¿Cómo va a ser malo?


Para contratar el curso, tienes que rellenar un formulario en la web y dejar tus datos para que la comercial se ponga en contacto. Bueno, pues así hicimos. Nos informaron de las condiciones del curso, que venían a ser:

 -Un curso totalmente personalizado y adaptado a nuestras necesidades.
 -Comunicación con la profesora a través del Campus Virtual.
 -Posibilidad de que nos realizaran de forma gratuita un curriculum vitae y una carta de presentación.
 -Un pago inicial en concepto de matrícula.
 -Un pago mensual de 60 euros.
 -Una duración del curso de 22 meses, con la condición de que si terminábamos el curso en un año disfrutaríamos de un 50% de descuento (nos lo tradujo en que no deberíamos pagar más).
 -Opción de devolver el material en un plazo de 7 días si no estábamos conformes.
 -Opción de, una vez terminado el curso, redactar una carta de disconformidad con los resultados por los que nos permitirían quedarnos con el material y nos devolverían la totalidad del dinero pagado.

Ante esta oferta, es difícil decir que no. Se ajustaba mucho a lo que buscábamos y nos daba mucha confianza. De modo que decidimos contratar dos cursos: uno para él, y otro para mí.


Tras varias semanas nos llegó a casa el material: Dos cajas con carpetas idénticas, libros idénticos, plan de estudios idéntico. ¿Dónde está aquí la personalización del curso? Ambos somos profesionales del ámbito sanitario, y la comercial nos prometió orientar nuestra enseñanza por ese rumbo. Sin embargo, eran los mismos libros que seguramente recibían todos los alumnos. De todas formas, estábamos ilusionados y pensamos que no pasaba nada por empezar desde lo más básico. Comenzamos con fuerza, realizando las pruebas pertinentes en el campus virtual y sacando notas altas.


Pasado un mes, venía la hora de pagar la primera mensualidad, pero nos habíamos cambiado de banco y teníamos que darles la nueva domiciliación de la cuenta. Intentamos ponernos en contacto con ellos, pero en la web toda la información es falsa: Su domicilio postal no corresponde al real (puesto que al enviar una carta certificada a la dirección que aparece en la web nos fue devuelta por no existir dicha dirección). Así como su dirección es de mentira, no facilitan ningún número de contacto: simplemente te devuelven al cuestionario como el que mencioné para la contratación. En este cuestionario les reclamé dos veces que se pusieran en contacto con nosotros para darles los datos del banco y poder pagar, pero no lo hicieron.


Nosotros nos empeamos a mosquear y a buscar información sobre ellos en la red. Lo que descubrimos fue un montón de gente estafada, que disfrutaban supuestamente de la misma beca que yo, y que habían perdido contra ellos y tenían que pagar la totalidad del curso (22 mensualidades de 60 euros).


Más tarde, empezaron con mensajes de texto reclamando un impago y que por favor llamáramos a un número de teléfono que nos facilitaban (fijaos si son ratas que encima les tienes que llamar tú). Al llamar yo, les dije que es que intenté contactarles y no pude, y que no disponía del número de cuenta porque era mi chico el que pagaba y no se encontraba en casa. Pero aproveché la llamada para pedir una copia por escrito de las condiciones contratadas (lo que viene siendo, cualquier documento de tipo legal donde se especificase el curso contratado, los pagos, la beca, el descuento, derechos, obligaciones, etc). Cuál no fue nuestra sorpresa cuando, tomándonos por idiotas, nos mandan un correo electrónico que dicta lo siguiente: 


Apreciad@ alumn@:
Como continuación a la conversación telefónica mantenida con usted, seguidamente le detallamos las condiciones económicas de los dos cursos que ha contratado: 

Cursos                 Frances Home:         

Pago inicial:        85,00 euros, para cada uno de los cursos. 

Cuotas:                22 cuotas de 59,00 euros, para cada uno de los cursos. 

Es por ello que el importe total de los dos, es de 2.766,00 euros. 

Por otra parte, le recordamos que existen unos atrasos de 118,00 euros, para compensar dicho importe, es preciso que envíe una transferencia a: (patatín patatán).


¿Y qué hay del resto? Ni que decir que no mencionan ese descuento si acabábamos en un año. Así que decidimos no seguir pagando hasta aclararlo todo. Les pedimos una copia de la grabación de la contratación para ver si habíamos aceptado pagar durante 22 meses. El caso es que en la primera parte de la grabación está registrada la información dada por la comercial; pero en la segunda parte, la grabación de la lectura de los términos legales, no lo mencionan. 


De modo que empezamos a quejarnos y a reclamar que el curso no es lo que pensábamos y que queríamos darnos de baja. Lo intentamos por varios medios, pero siempre se negaron a hacerlo por estar fuera de plazo. 


Poniéndonos en contacto con Consumo Responde, nos facilitaron un documento del BOE donde podíamos encontrar multitud de irregularidades cometidas por la empresa. Pero ni aún mencionándoles todas ellas cedieron a darnos de baja, es más nos amenazaron con incluirnos en el A.S.N.E.F. (lo que viene siendo esa gran lista de morosos que cualquiera que te vaya a hacer un préstamo o un contrato puede consultar). 


Bueno, tras ver que no podíamos hacer nada nosotros solos contra una empresa tan fuerte, nos pusimos en contacto con una abogada. En primer lugar, lo de la lista ésa..., es sólo una amenaza, pues la ley de protección de datos no les permitiría incluirnos hasta no haber pasado por un jurado y haber fallado a favor de ellos haciéndonos pagar la deuda.


En segundo lugar, todo contrato tiene que ir mediado por una empresa de gestión de datos, y no puede ser una comercial en ningún caso la que te realice la contratación, por lo que el contrato, si llegáramos a juicio, sería nulo.


Nos redactó un burofax que tendríamos que enviar a la empresa y nos ayudó a poner la denuncia pertinente en la oficina de consumo. En principio dice que con eso suele funcionar y nos dejarán en paz, aunque nunca se sabe si seguirán dando por culo.


Si ya estás metido en un berenjenal como éste, no seas tonto y pide ayuda, que esa panda de sinvergüenzas no debe salirse con la suya. Se dedican a estafar con cláusulas abusivas y contratos inválidos, amenazas etc. Pero sus numeritos están llenos de irregularidades.

4 comentarios:

Manuel Dominguez Becerra dijo...

Yo doy fe de todo esto. Aquí cuento mi historia. http://biomero.blogspot.com.es/2014/04/conflicto-y-estafa-con-home-english.html

Anónimo dijo...

Hola amigo, gracias por compartir tu experiencia con estos estafadores. LLevo rato leyendo sobre este tema que nos afecta igualmente y es tu escrito el que más me ha ayudado, por lo menos a saber por donde tirar. Mañana mismo me acerco a la oficina de consumo a ver que me dicen.

manolo dijo...

hola estoy en una situacion en la que me quieren embargar 3000€ cuando no he realizado el curso y ademas los cd estan en la carpeta desde hace 3 años.

Anónimo dijo...

En base a que todo contrato tiene que ir mediado por una empresa de gestión de datos, y no puede ser una comercial en ningún caso la que te realice la contratación, por lo que el contrato, si llegáramos a juicio, sería nulo. Alguna sentencia o artículo de alguna ley?